"DREAN S.A. c/ LADE" y

"LA ESTRELLA CÍA DE SEGUROS c/ LADE"

- Sala III, Causa del 10.6.97

- Depósito Fiscal: Es responsable el depositario que le entrega la mercadería a quien no tiene legitimidad para retirarla.


En el presente caso se condena al deposi­tario fiscal por entregarle a una persona di­ferente del consignatario la mercadería que se hallaba depositada en sus bodegas.

—CNFed. Civil y Com., sala III, junio 10-997 (Drean S. A. c. Lade y La Estrella Cía. de seguros c. Lade.)

2ª Instancia.—Buenos Aires, junio 10 de 1997.

El doctor Bonifati. dijo:

I. Plataforma fáctica

La mayor comprensión de la solución que propongo a mis colegas de sala hace necesario un breve relato de lo acontecido en la instan­cia anterior —obviamente— en todo aquello vinculado con los agravios vertidos.

1. Autos: "Drean S. A. c. Lade": Según surge de las constancias del expediente, Drean S. A. promovió formal demanda contra Líneas Aéreas del Estado por cobro de la suma de A 14.979.179 más desvalorización monetaria, intereses y costas, como consecuencia del fál­tame de mercadería transportado bajo la guía aérea madre N° 044-26853536 y guía hija N° 123-608716. Reclamó la diferencia entre el valor en plaza de las mercaderías faltantes y el importe percibido de su aseguradora La Estre­lla Cía. Argentina de Seguros S. A.

El magistrado de la instancia originaria en su pronunciamiento de fs. 406/407 hizo lugar a la demanda, la y condenó a Lade a abonar la suma detallada en los considerandos, hacien­do extensiva la misma a la Caja Nac. de Aho­rro y Seguro.

Contra tal decisorio se alzaron la actora a fs. 418, la demandada a fs. 420 y la CNAS a fs. 432, quienes expresaron sus agravios res­pectivamente a fs. 460/463 451/452 y 459/459 vuelta.

El decreto de autos para sentencia de fs. 517 habilita para efectuar la presente ponen­cia.

2. Autos: «La Estrella Cía. Argentina de Seguros c. Lade»: Según surge de las cons­tancias del expediente la actora promovió for­mal demanda contra Lade por cobro de la su­ma de A 5.090.772, desvalorización moneta­ria, intereses y costas, con sustento en el pago subrogatorio efectuado —en su carácter de aseguradora— a la consignataria Drean S. A., como consecuencia del faltante verificado en el cargamento detallado en los autos prece­dentes. A fs. 259/279 se adjunta copia de la sentencia recaída en la causa acumulada. Con­tra tal decisorio se alzaron la actora a fs. 271, la co-demandada Lade a fs. 275 y la Caja Nac. de Ahorro y Seguro a fs. 284.

El decreto de autos para sentencia de fs. 299 habilita para efectuar la presente po­nencia.

 

II. Agravios de la co-demandada L A.D.E.

 

1. Una atenta lectura del escrito recursivo revela que Lade cuestiona el decisorio en tan­to el «iudex a quo" estimó acreditada su res­ponsabilidad por incumplimiento de sus debe­res de depositaria respecto de la mercadería recibida y en tanto consideró que no se había configurado caso fortuito.

En primer lugar, resulta imprescindible in­dicar que los argumentos que la quejosa expo­ne en abono de la postura asumida, no alcan­zan a conmover las correctas conclusiones a las que arribó el magistrado de la instancia prístina, pues no especifica los pretendidos errores ni señala los elementos concretos que —a su criterio— avalarían la argumentación desarrollada.

Desde tal perspectiva, considero que los re­paros formulados sólo trasuntan discrepancia con la ponderación que de las distintas pro­banzas efectuara el sentenciante, sin introducir objeciones con entidad suficiente como para enervar el correcto enfoque y posterior desa­rrollo efectuado por aquél.

En el art. 386 del Cód. Procesal, y efectua­ré algunas consideraciones respecto de los he­chos estrictamente conducentes a la verdad material formada sobre la base de las reglas de la sana crítica, sin dejar de valorar debidamen­te las constancias del sub lite.

2. Debo manifestar, con relación a la res­ponsabilidad de Lade que —tal como lo ha se­ñalado el iudicante originario— con el infor­me de la Administración Nac. de Aduanas obrante a fs. 146 del expediente N° 2420 se encuentra debidamente acreditada la irregula­ridad de la documentación en base a la cual Lade procedió a la entrega del bulto reclama­do por la actora; con lo cual se colige que aquélla incumplió con el deber de guardar y entregar los efectos depositados a quien se ha­llaba legítimamente habilitado para su retiro. Circunstancia que, de ninguna manera resulta mitigada por el hecho de que la carga registra­ra un aumento de peso en destino, ni porque la actora demorara en proceder a su retiro.

Cabe señalar que Lade sólo ha argumenta­do que no se debe responder por un hecho aje­no a sus dependientes, y que de su parte no ha existido una conducta negligente; pero, debo destacar que la misma no ha aportado al sub-lite ningún elemento probatorio que demues­tre que se configuró caso fortuito o de fuerza mayor. En sus agravios sólo se limita a reiterar argumentos ya esgrimidos durante el proceso, carentes de todo respaldo probatorio.

En consecuencia, conforme al correcto análisis efectuado por el magistrado de la ins­tancia prístina —el que comparto en su totali­dad— no es dudoso concluir, que el perjuicio irrogado a la actora se produjo mientras la car­ga se hallaba bajo la esfera de custodia de La­de, configurándose así su responsabilidad en razón del incumplimiento de las obligaciones de cuidado de carga que la ley pone a su car­go. Máxime cuando la depositaría no ha de­mostrado haber efectivizado entrega a la per­sona debidamente habilitada para ello, sino por el contrario, de las probanzas aportadas se exterioriza un actuar negligente de la misma, toda vez que personal de su dependencia en­tregó el cargamento en base a documentación irregular.

3. Por las consideraciones expresadas, y luego de un exhaustivo análisis del "sub-discussio" toda vez que Lade no ha probado — carga que le incumbía como imperativo de su propio interés— que aquél incumplimiento no le fuera imputable, se encuentra obligada a enjugar los correspondientes perjuicios, por lo que propicio confirmar este aspecto del decisorio.

III. Agravios de la Caja Nacional de Aho­rro y Seguro

1. Luego de un minucioso estudio de los agravios de la Caja Nac. de Ahorro y Seguro, la misma cuestiona la sentencia de grado en tanto el iudex a quo consideró acreditada la responsabilidad de Lade, por cuanto omitió considerar la diferencia de peso de la merca­dería en destino, y por disentir con el modo de actualización del monto de condena estableci­do por aquél. Finalmente solicita la aplicación de la Ley 24.283.

2. Respecto de la queja referida a la res­ponsabilidad de Lade en el evento dañoso, rei­tero lo manifestado en el consid. II del presen­te.

3. Con relación al agravio referido al mo­do de actualización del monto de la condena asiste razón al apelante puesto que la suma correspondiente a Drean S. A. deberá actuali­zarse desde la fecha del pago subrogatorio y no desde que se fijó el valor del bulto. Y en cuanto a la fecha tope de actualización resulta claro de la sentencia originaria que será hasta el 1/4/91.

4. Con referencia a la aplicación de la ley 24.283 es menester recordar que se ha resuel­to en diversas oportunidades —con criterio que comparto— que: "...no correspondiendo aplicar de oficio la mencionada ley, ni habien­do sido requerida la desindexación con ante­rioridad al pronunciamiento apelado, no ha existido omisión alguna en tal sentido atribuible al a quo, que dé motivo al agravio... Tiene dicho este tribunal que, en los supuestos de deudas de dinero, quien reclama la desindexa­ción debe demostrar de modo convincente que el procedimiento del reajuste utilizado en el caso conduce a un resultado que se aparta de la realidad económica, produciendo así un en­riquecimiento indebido en favor del acreedor" (vid. esta sala, causas 12.491/94 del 16/8/95; 687 del 14/6/94; 727 del 24/8/94). En virtud de lo expuesto, la presente queja será desesti­mada.

IV. Agravios del actor (en el expediente Drean S. A.):

1. De la lectura de su escrito de agravios se infiere que esta parte se queja por cuanto el «iudex a quo» dispuso la distribución de cos­tas en un 40% a ella y el resto a la deman­dada, por la imposición total de costas a la ac­tora respecto de la citación de la Administra­ción Nac. de Aduanas, y por cuanto no se menciona en la parte resolutiva del decisorio la condena a la Caja Nac. de Ahorro y Seguro.

2 Con relación a la imposición de costas respecto de la citación de la Administración Nac. de Aduanas, comparto el fundamento del iudicante originario en cuanto a que su cita­ción no resultó justificada por la forma en que se dilucidó la litis, por lo que la actora deberá cargar con las mismas.

3.   En cuanto al punto referido a la aplica­ción de costas a la demandante en un 40% en el expediente 2420, sus quejas serán acogidas puesto que asiste razón a la misma en virtud del cálculo efectuado, y de acuerdo a lo dis­puesto en el art. 72, párr. 3o del Cód. Procesal. Por lo que dichas expensas deberán ser sopor­tadas por la demandada.

4.   Finalmente, con respecto a la omisión de incluir en la parte resolutiva del fallo origi­nario la condena a la Caja Nac. de Ahorro y seguro, asiste razón al recurrente por cuanto la parte resolutiva de la sentencia debe ser la conclusión final y necesaria, por derivación razonada, del análisis de los presupuestos fácticos y normativos efectuados en su fundamentación. En consecuencia, deberá incluirse en el pronunciamiento recurrido —en su parte resolutiva— la condena a la Caja Nac. de Ahorro y Seguro, en los términos señalados por el "iudex a quo".

V. Agravios del actor (en expte. La Es­trella)

Se agravia respecto a la imposición de cos­tas a su parte con relación a la citación a jui­cio de la Administración Nac. de Aduanas y respecto a la no inclusión de la condena a la Caja Nac. de Ahorro y Seguro en la parte re­solutiva. Ambos ítems fueron tratados en el considerando precedente a cuyos fundamentos me remito.

VI. Resultado final del recurso

Como colofón, de prosperar mi voto, co­rresponderá confirmar el pronunciamiento re­currido en lo principal que decide y modificar­lo respecto: a la actualización del monto de condena —con referencia a Drean S.A.— se­gún consid. III. Punto 3), a la distribución de las costas en el expediente 2420 conforme el consid. IV. Punto 3) y con relación a la inclu­sión en la parte dispositiva de la condena a la Caja Nac. de Ahorro y Seguro. Atento el re­sultado de los recursos interpuestos, las costas de Alzada se imponen sustancialmente a la demandada vencida (art. 68, Cód. Procesal). Tal mi voto.

Los doctores Bulygin y Amadeo, por aná­logos fundamentos se adhieren al voto prece­dente.

Por lo deliberado y conclusiones establecidas en el acuerdo precedentemente transcrip­to, el tribunal por unanimidad de votos resuel­ve: Confirmar el pronunciamiento recurrido en lo principal que decide y modificarlo res­pecto: a la actualización del monto de la con­dena —con referencia a Drean S. A.— según consid. III, punto 3); a la distribución de las costas en el expediente 2420 conforme el con­sid. IV, punto 3); y con relación a la inclusión en la parte dispositiva de la condena a la Caja Nac. de Ahorro y Seguro. Atento el resultado de los recursos interpuestos, las costas de al­zada se imponen a la demandada vencida (art. 68, Cód. Procesal).

Determinados que sean los honorarios de primera instancia, se procederá con las regula­ciones correspondientes a los trabajos de la instancia de revisión.

Nerio N. Bonifati. Eugenio Bulygin. Octavio D. Amadeo.