"SUD AMERICA CÍA DE SEG. GRALES.

C/ CIRCLE FREIGHT INTL ARGENTINA"

Sala II, Causa 7775/93 del 30.8.94

Transporte Aeronáutico: Contractual y Efectivo. Aplicación

analógica del art.193 de la Ley 20.094 en materia aérea.


En el presente Fallo se hace lugar a la demanda contra el transportista contractual. CIRCLE AIR-FREIGHT CORPORATION y se la rechaza en con­tra de su agente local. CIRCLE FREIGHT AR­GENTINA SA., ya que sólo actuó en su representa­ción. Por ello, sostiene que la protesta firmada compromete a su mandante.

Nos queda la duda de si una empresa local que utiliza prácticamente el mismo nombre que la em­presa extranjera, no es en realidad sino una subsi­diaria de aquella y no un mero agente.

En Buenos Aires, a los 30 días de agosto de mil novecientos noventa y cuatro, reunidos en acuerdo los señores Jueces de la Sala 2 de la Excma. Cáma­ra Nacional de Apelaciones en lo Civil Y Comer­cial Federal, para conocer en recurso interpuesto en autos: "SUD AMÉRICA TERRESTRE Y MARÍ­TIMA CÍA DE SEGUROS GRALES C/CIRCLE FREIGHT INTL ARGENTINA S/FALTANTE Y/O AVERÍA DE CARGA TRANSPORTE AE­REO", respecto de la sentencia de fs. 573/575, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

 

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

 

Practicado el sorteo resultó que la votación de­bía ser efectuada en el siguiente orden: señores Jue­ces de Cámara doctores Marina Mariani de Vidal y Eduardo Vocos Conesa.

A la cuestión planteada, la señora Juez de Cá­mara doctora MARINA MARIANI DE VIDAL di­jo:

 

I.- Con motivo de los faltantes que sostuvo ha­berse producido en el cargamento de 7 bultos con­signado a IBM Argentina S.A., conteniendo acce­sorios para computación y con un peso bruto de 1.100 kg.. arribado menos peso (1.031 kg. conf. fs. 420 vta.) al Aeropuerto Internacional de Ezeiza el 19-9-88 en un aeronave de EASTERN AIRLINES, habiendo viajado al amparo de la guía aérea madre Nº 007-87692636(que cubría un cargamento con­solidado mayor) emitida por Eastern Airlines- (conf. fs. 82 y traducción de fs. 83/84 vta.)- e hija Nº 06380614 -emitida por Circle Freight INTL -USA (conf. fs. 85 y traducción de fs. 86/87: tam­bién fs. 419/420 vta.). Sud América Terrestre y Ma­rítima Cía. de Seguros Generales-subrogada en los derechos de la consignataria asegurada, a quien in­demnizó los perjuicios derivados del faltante- pro­movió este juicio contra Circle Freight Intl Argenti­na S.A.. haciendo extensiva luego la demanda a Circle Airfreight Corp (conf. fs. 158 y vta. y pro­veído de fs. 158 bis).

      Pidió la condena de las code­mandadas a abonarle la suma de A 104.618. el cómputo de la depreciación monetaria a partir de aquel pago subrogatorio. con más intereses y las costas del juicio.

 

Resistido el reclamo por las emplazadas (Circle Freight International Argentina S.A. solicitó -y ob­tuvo- la citación como tercero de Eastem Airlines Inc.: conf. fs. 122. 152 y 174/175 vta.). la sentencia de fs. 573/575 acogió sus defensas y. en consecuen­cia, rechazó la demanda, con costas a la actora. sal­vo las devengadas por la intervención del tercero citado, las que dispuso fueran soportadas por su or­den.

 

Apeló ésta y expresó agravios a fs. 600/602 vta.. los que no fueron contestados. Median también re­cursos por los honorarios regulados, los que serán tratados por la Sala en conjunto al final del acuer­do.

 

II.- Resolvió el Juez de Primera Instancia -con criterio que ninguna de las partes ha objetado- que el faltante por el que aquí se reclama tuvo lugar en el ámbito de responsabilidad del transportador aé­reo.

 

Asimismo, no se discute a esta altura que el transporte de la mercadería consignada a IBM fue materialmente cumplido por Eastern Airlines Inc.


(conf.. asimismo, contestación que esta compañía efectuara frente a su citación como tercero), em­presa que no celebra contrato alguno con IBM. Tampoco creo que puede caber duda alguna acerca de que Circle Airfreight Corporation asumió la ca­lidad de transportista contractual frente a IBM Ar­gentina S.A.. porque suscribió la guía aérea hija que documentó el transpone sub lite y porque, se­gún ella misma lo admite en su responde, "recibió en el lugar de origen la carga de su cargador y pro­cedió a su vez a contratar el transporte físico de di­cha carga con la compañía aérea Eastem. quien emitió la guía madre correspondiente, en la cual mi representada (se refiere a Circle Airfreighi Corp) revistió el carácter de cargadora” (conf. fs. 194 vta., p. IV).

 

En tales condiciones, se impone considerar responsable por el faltante a Circle Airfreight Corp.. ya que asumió por el contrato la obliga­ción de transportar la carga, obligación de la que obviamente no quedó desligada, ni alterada su condición, por la circunstancia de que el aca­rreo haya sido materialmente ejecutado por una persona distinta (conf. esta Sala, causas 1654 del 3-12-82; 6089 del 14-10-88). relativamente a la cual no acreditó fuera designada por el carga­dor de la partida (IBM Corp.: conf. fs. 85 y tra­ducción de fs. 86) o por el consignatario (IBM Argentina S.A.: conf. la misma documental).

      Y señalo, por abundar, que no se configura en la especie una hipótesis de transporte sucesi­vo (supuesto aprehendido por el art. 30 de la Convención de Varsovia de 1929), ya que no concurren en el presente las características singularizadoras de aquél (conf. esta Sala, causa 6089 cit.: Sala m. causa 3427 del 23-9-85; VIDELA ESCALADA, F., Derecho Aeronáutico. Iº ed., t. III, p. 321 y sig.; COSENTINO. E., Régi­men jurídico del transportador aéreo, ed. 1986. p. 352).

Sintetizando: toda vez que Circle Airfreight Corp. revistió el carácter de transportista con­tractual, debe responder solidariamente con el transportista de hecho o "físico" -que en este ex­pediente no ha sido demandado y, por consi­guiente, no resulta pasible de condena (conf. Corte Suprema, causas "Vilchez, J. c/Consorcio Prop. Barrio Gral. San Martín" del 18-4-89; Cía. de Seg. Unión Comerciantes S. A. c/bq. Santa María"" del 31-10-89: esta Sala, causas 708 del 30-10-81: 1639 del 21-12-82 y sus citas; 6269 del 3-3-89; etc.)- por el incumplimiento de los deberes jurídicos que asumió por el contra­to.

      Esta solución -que propugno para un trans­porte aéreo regido por la Convención de Varso­via de 1929 (habida cuenta de que E.E.U.U. no ratificó el Protocolo de La Haya de 1955: arg. art. 1-. de aquella Convención: conf.. esta Sala, causa 2281 del 28-10-83»- coincide con la adop­tada en el Convenio Complementario de la Con­vención de Varsovia de 1929, suscripto en Guadalajara (México) en 1964 que. si bien no ha si­do ratificado por nuestro país, corrobora la her­menéutica que considero apropiada, la que tam­bién se ajusta a lo prescripto en el art. 153 de nuestro Código Aeronáutico (conf. esta Sala, causas 1654 y 6089 cit.), al que cabe recurrir por vía analógica (arg. art. 16, Código Civil) o por considerar que. ante la ausencia de norma expresa que rija el punto en la legislación espe­cífica, resulta aplicable a tenor de lo que dispo­ne el art. 1209, del Código Civil, ya que es en la República donde se ha operado el incumpli­miento contractual de entregar en destino las cosas cargadas para su transporte, en el mismo estado en que fueron recibidas por el cocontratante a ese fin (conf. esta Sala, causa 608 cit.; Sala III, causa 3427 cit.: VIDELA ESCALA­DA, F.. ob. cit., p. 277/278). Es. también, la solu­ción que consagra el art. 163 del Código de Co­mercio para el transporte terrestre.

 

III. - Circle Airefreight Corporation reconoció el responde haber emitido la guía "hija" N° 06380614 documentando el transpone de 7 bultos conteniendo accesorios para computación con un peso total de l.lOOkg.

 

La circunstancia de que sea práctica corriente que el cargador llene la guía aérea (conf. VIDELA ESCALADA. Manual de derecho aeronáutico, ed. 1979. Nº 244/245) no quita a ésta la función de ver­dadero recibo de lo cargado a bordo de la aeronave (arg. an. 11. ap. 1°. de la Convención de Varsovia: art 123. Código Aeronáutico), de modo que si el transportista no objeta ni observa los datos allí con­signados -tal el supuesto de autos- queda obligado por la presunción, "iuris tantum",


 de que la merca­dería descripta en su texto fue electivamente em­barcada y lo fue en buenas condiciones (arg. art. 11, ap. 2o, Convención citada; art. 123, Código Ae­ronáutico; conf. esta Sala, causas 2683 del 5-6-84; 7185 del 17-4-90; entre otras; Sala I, causa 6168 del 28-4-78; etc.). incumbiéndole a dicha parte aportar la prueba contraria (arg. art. 377. Código procesal), la que aquí no aparece rendida.

Consecuentemente, débese estar a los datos de la guía "hija" "limpia" emitida por esta codeman­dada (conf. fs. 85; su traducción a fs. 86/87), con cuyos datos concuerdan el despacho de importa­ción de fs. 296/301 y la factura de fs. 36/38.

También cabe tener por cieno que la carga con­solidada fue recibida con nota de "mala condición" en depósito fiscal (embalaje roto y deficiente y di­ferencia de peso) y, producida la desconsolidación, la partida amparada por la guía "hija" que aquí se trata arrojó un peso controlado de 1.031 kg. (conf. informe de fs. 309 y documentación que con él se remitió) es decir, inferior a los 1.100 kg. originaria­mente embarcados.

Para determinar la entidad y calidad del faltante se cuenta con el acta de verificación conjunta de fs. 50. suscripta por el despachante que intervino en el despacho a plaza de carga (conf. informe de fs. 283/284). la aseguradora del importador (IBM Ar­gentina S.A.) y Circle Freight Argentina S. A. La autenticidad de ese documento no fue controverti­da.

 

IV.- Quienes suscribieron el acta de fs. 50 a la que hice referencia, estuvieron de acuerdo en otor­garle a la verificación conjunta los efectos de la protesta exigida por el art. 26 de la Convención de Varsovia; ello concuerda con la jurisprudencia del Tribunal (conf. causa 6721 del 11-8-89 y sus ci­tas), cabiendo advertir que fue formulada en térmi­no, aún cuando se lo computara -en el peor de los supuestos para la importadora, ya que no existe prueba en autos acerca del momento en que se le notificó la entrega a depósito aduanero (conf. sobre el punto de part 1 da del cómputo del plazo para for­mular la protesta, la nueva doctrina de la Corte Su­prema de Justicia de la Nación, in re "Columbia S.A. de Seguros c/Air France". sentencia del 7-4-92)- a partir de la desconsolidación de la carga (que tuvo lugar el 20-9-88: conf. fs. 307/309).  Sin perjuicio de lo cual señalo que, según la liquidación de averías de fs. 46/48 (autenticada a fs. 291) instru­mento al que la jurisprudencia ha otorgado cierto valor probatorio- (conf. esta Sala, causas 1947 del 17-5-83; 2683 del 5-6-84; 5322 del 10-11-87, entre muchas otras), el pedido de inspección de la carga tuvo lugar el 23-9-88(conf. fs. 46 in fine). Circle Freight Argentina S.A. reconoció, por lo demás, haber sido convocada para la revisación conjunta de la carga (conf. fs. 131).


     Circle Airfreight Corporation no puede sos­tener que dicha protesta le es inoponible. Ello así en tanto aparece signada por Circle Freight Argentina S.A. en el espacio destinado a la firma de la "Cía Aérea" y debajo de un texto que dice que "el representante de la empresa transportis­ta deja constancia que la presente verificación no implica responsabilidad por parte de su re­presentada", circunstancia que convence acerca de su actuación en la especie como representante de Circle Airfreight Corporation (transportista contractual, como se vio).

Por otra parte, la propia Circle Freight Ar­gentina S.A. afirma en su responde que fue nombrada consignataria de la carga consolidada al solo efecto de realizar las actividades propias de la desconsolidación de ella (conf. manifiesto de carga de fs. 88 y traducción de fs. 89). Conse­cuentemente, me parece indudable que se de­sempeñó en la emergencia como agente de la transportista contractual, designado por ella pa­ra realizar ante la Aduana las gestiones relacio­nadas con la carga que acá se trata.

En tales condiciones, creo claro que resulta perfectamente aplicable a su situación -por vía analógica- lo dispuesto en el art. 193 de la ley 20.094, siendo pertinente considerarla represen­tante judicial y extrajudicial del transportista contractual, ante los entes públicos y privados "a todos los efectos y responsabilidades". De lo que se deriva la posibilidad de oponer a Circle Airfreight Corporation la protesta suscripta por Circle Freight Argentina S.A. Y al mismo tiem­po la imposibilidad de que sobre ella recaiga condena alguna por el incumplimiento de con­trato de transporte sub lite (arg. art. 199, ley 20.094).

 

V- El valor del faltante a la fecha del arribo de la aeronave surge del peritaje de fs. 394/395 vta.: A 247, 394,06-

       Desde que la impugnante de fs. 409 t vta. no se preocupó por cursar la notificación al experto que se ordenara a fs. 409 vta. y porque, además, las conclusiones de éste lucen suficiente fundamentación, cabe atenerse a ellas.

 

Y como el seguro y el pago subrogatorio invo­cados por la actora aparecen acreditados con el pe­ritaje contable de fs. 398/401, se hallan reunidos los extremos para que su acción prospere contra Circle Airfreight Corporation por la suma de A 104.618. o sea $ 10.4618 (arg. art. 118, ley 17.418).

 

Esa cantidad será actualizada desde el pago su­brogatorio -que tuvo lugar el 10-XI1-1988 (conf. peritaje contable, fs. 399 in fine/400; también in­forme de fs. 327/328)- y hasta hoy, porque se trata en la especie de una deuda de valor que sólo se cristaliza y transforma en deuda dineraria -quedan­do entonces desde ese momento atrapada por las disposiciones de la ley 23.928- con motivo de la fi­jación pecuniaria del daño (conf. esta Sala, causas 8299 del 28-6-91; 9051 del 26-6-92; 105 del 15-12-92 y otras). El reajuste será practicado con su­jeción a las pautas del fallo plenario de esta Exe­nta. Cámara del 26-2-85, in re "Agrocom S.A. c/bq. Gabrielle Koegel".

 

Los intereses -solicitados desde el inicio- serán calculados a la tasa del 6% anua' desde) a intima­ción concretada en la nota de fs. 52/53 (su recep­ción fue admitida por la destinataria: conf. fs. 131 vta./132) hasta hoy: en adelante y hasta el cumpli­miento de la condena regirá la tasa pasiva a la que se refiere el art. 10 del dec. 941/91 (conf. esta Sala, causas 8073 del 30-8-91; 8666 del 29-10-91; 8361 del 19-11-91; 106 del 15-12-92; entre muchas otras).


VI.- Por todo lo cual, y luego de haberme referi­do a las argumentaciones y probanzas "conducentes" para la solución del litigio (conf. Corte Supre­ma. Fallos: 272:225: 274:113; 276:132: 280:320; y otras) -sin perjuicio del estudio que he realizado de cada una de las piezas del expediente- propongo confirmar la sentencia de primera instancia en cuanto rechazó -con costas- la demanda endereza­da contra Circle Freight Argentina S.A. y revocar el rechazo de la dirigida contra Circle Airfreight Corporation. A ésta corresponderá -si mi parecer es compartido- condenarla a pagarle a la actora las sumas que resulten del juego de las pautas sentadas en el Considerando V -siempre que no superen el límite de responsabilidad al que se acogiera en el responde, extremo que se determinará en la etapa de liquidación-, con los intereses allí también esta­blecidos y las costas de primera instancia, inclusive las derivadas de la intervención del tercero citado, ya que dicha citación, en definitiva, ha resguardado su eventual acción regresiva contra éste (arts. 68 y 279, Código Procesal).

 

Costas de alzada: en la relación actora-Circle Freight Argentina S.A.: a la primera; en la relación actora-Circle Airfreight Corporation: a la última (art. 68, Código Procesal).

 

Es mi voto.

El señor Juez de Cámara doctor Eduardo Vocos Conesa, por razones análogas a las aducidas por la señora Juez de Cámara doctora Marina Mariani de Vidal, votó en el mismo sentido. Con lo que term­inó el acto. MARINA MARIANI DE VIDAL -EDUARDO VOCOS CONESA.

Es copia fiel del acuerdo original que obra en las páginas Nº 727 a Nº 732 del Libro de Acuerdos de la Sala 2 de la Cámara Excma. Nacional de Apelaciones en lo Civil y Comercial Federal.